sábado, 6 de mayo de 2017

los arreglos finales


amor mío, hace tanta soledad aquí dentro
en los resquicios del silencio duermen tus suspiros
quédate un poco más, déjame recordar tu nombre como la lluvia

amor mío, hace tanta ausencia aquí dentro
sé que existes, habitante de la materia luminosa
cántame, te lo ruego, como le cantan los hombres al fuego

amor mío, hace tanta calma aquí dentro
no quiero volar, pero debo
déjame tus manos, suaves, suaves de dulzura y mundo
déjame por última vez decirte que no he visto nunca tanta gloria en un astro

amor mío, aquí dentro ya no queda nada
sé que soy pequeña, pero hay un espacio entre mis pulmones que es inmenso
donde viven la apatía y los insectos
cariño mío, adiós, adiós
espero que me veas y no distingas entre mi sombra y las huellas en la orilla

martes, 4 de abril de 2017

nadie te ha invitado



todas las voces están celebrando una fiesta
en una alcoba en la que han sellado todas las ventanas
reclaman su razón
reclaman sus palabras

dicen que la carne es inútil en la luz
como el polvo del domingo
volviéndose translúcida
volviéndose espuma

dicen que no conocen sus manos el perdón
no conoce su boca el olvido
lleva una mortaja siempre con ella
para parecerse un poco más a los vivos

dicen que no hay forma de deshacerse de la ceniza mojada
ni de las almas de las personas que no conozco
oyen las grietas de un costillar antediluviano
que suenan como las súplicas de la tierra

dicen que en el pecho sólo tengo hollín
restos de quien fui
una ciudad en ruinas
en otra vida, en otro año, en otra verdad

todas las voces siguen de fiesta
nadie puede salvarnos de la noche
tú, hueco y estertor
tú las haces chillar como si no fuesen mías

martes, 13 de diciembre de 2016

villanelle de mañanas póstumas



ábrete y mira
el otoño se recoge
también lo hace estremecer el invierno

levántate y camina
qué hay del deseo
sólo quería ver a las arañas parpadear

siéntate y escucha
es esta la historia del pecado
cuando pudimos soñar soñamos con la culpa

abrázate y no te rías
el ruido crea inconsciencia
una vaga memoria de alguien que gritaba sobre la extinción de las flores

súbete y canta
la promesa del incendio no es tuya
escríbela para que ardas tú con ella

duérmete y respira
al fin la absolución del errante
la deixis de los espectros que recuerda
a una época horrorosa sin arañas ni tambores