jueves, 20 de diciembre de 2018

cuando la ciudad está tan viva, ¿cómo nos vamos a ir dormir?


la noche y sus inocencias
nos recuerda por qué tenemos
tantas ganas de quemarnos
en esta luz descubierta
por el hierro y las sirenas

bailamos bailamos bailamos
como si no fuéramos materia
no nos molestaran los cuerpos
gravitando como las sombras
tribales en torno al fuego

de pronto la anunciación
oh ángel de las bombillas, ten piedad
sobre estas manos sucias
te ofrecemos la sangre
and that sick beat

la oscuridad es larga pero deja a los amantes
creyéndose que la vida es reciente
gimen y se muerden bajo las farolas
ay amor, esta noche contigo
ha sido mejor que toda la vida conmigo

viernes, 11 de mayo de 2018

la distancia de un segundo


en un lugar público
los muslos impúdicos guardan
sus palmas sudorosas
se recoge uno dos tres mechones
y las líneas forman una vorágine
que le recuerda a los remolinos de las nubes
que vio un día de la infancia
que fue como cualquier otro

se cruzan sus ojos
con una anciana
ajada arrugada
como el interior de un pañuelo
que tiene cara de un pescado ciego
que le recuerda que la verdad
un día hará agujeros en su pecho
y en los edificios que suceden dibujados con carboncillo

enlazas tus dedos con los suyos
y todo es brillante
recién iluminado por una estrella neonata
que exhala como si temblara
este segundo os recuerda
a algo que se pliega dentro de una concha
que recogeréis una mañana nublada
y que nunca devolverá la voz del océano

martes, 27 de marzo de 2018

la imperiosa necesidad de ser

un órgano que monologa sobre la soledad de los objetos
que no creen en su propia muerte
son solamente abstracciones
el carrousel que aparece cuando una cierra los ojos
nunca se puede trasladar a ninguna otra parte
siempre aparece deforme, incompleto
como un niño recién nacido
"¿por qué no duermes?"

los violines no se oyen dentro de la cabeza
están en otra parte
"¿has reunido tú a los músicos?"
"¿es que no van a parar?"
puedo contestar, pero en otras voces
por eso, como poseída por la sombra
hundo las uñas en la tierra
la tierra venial, infecta, pero compasiva
al abandono de los cuerpos

"¿es que no puedes dejar de romperlo todo?"

el naufragio nunca llega al puerto
se llevó los derrelincos
se llevó todo lo que había dentro
si lo intento lo suficiente
casi no recuerdo cómo se llevaba el dedo a los labios
y me pedía que no volviera

volver no se trata de regresar
se trata de pedir perdón

el órgano calla
es un animal feral que sí duerme
cuando despierte no hablará
sólo le quedará la destrucción

"¿puedes quedarte un poco más?"