martes, 10 de octubre de 2017

de lo que hablo cuando hablo del metro



bajo tierra no está el infierno
está la multitud sin un gesto tierno
sin una palabra
que chasquea los dientes

no se puede pensar en el centro
infestados de esperanza
nuestro es el sueño de la gaviotas moribundas
que se niegan a nadar

hay un chirrido eléctrico
al otro lado de la línea
que suena como alguien cantando el blues
alguien sin cuerdas vocales

la asfixia al ras del cielo
repite que es culpa tuya
hasta que arrojen las piedras tu deseo
y píen los gorriones

besar a un desconocido
besar a tu madre
besar a tu padre
besar los castigados miembros de su espectro

un último consuelo
han retirado los espejos
pero hay unos ojos
que te miran y te quieren

pero no te perdonan

martes, 8 de agosto de 2017

diy



lo primero es enamorarte
del olor en el supermercado
del cielo contaminado
de las personas que te aseguran que en ti arde un amanecer
hay un mueble a punto de romperse sobre el que está pinturrajeado

lo segundo es olvidarte de todos sus nombres
no es tan difícil, empieza por el tuyo
así en tu boca no quedarán más que ecos que hacen más fácil caminar

lo tercero, el incendio
haz que la pira duela
no sólo tiene que quemar dentro
y si no hay nada entre los dientes
tampoco habrá saliva con la que tratar de apagarla

lo cuarto es dejar de dormir
tus sueños están llenos de niñas subidas en columpios
con corazones saltarines
cállalas, mátalas
parecen demasiado encantadoras al principio
como todo lo que empieza siendo hermoso
si te sacas los ojos, no tendrás que verlas

lo quinto es la indiferencia
ya no te dan miedo las agujas
ni los silencios
ni los lugares oscuros
donde antes estabais tú y el deseo mortificante de que hubiera alguien más
ahora estáis tú y tu aliento

lo sexto es la cauterización
no hace falta saber lo que significa
simplemente sucede

por último, una palabra
una melodía
good job, cowboy
se abre ante ti la luna

lunes, 17 de julio de 2017

todo esto es para ti

hemos vaciado los ceniceros
como unas chicas limpias
siéntate, sin el humo se ve tu rostro
sólo hablaremos si tú nos lo ordenas

hemos sacudido las sábanas
para no poder distinguir
si es más sucio lo que ocurrió entre ellas
o nuestras manos

hemos quitado todas las bombillas
era dificil saber si el zumbido era la luz
o las moscas
así, en la oscuridad seremos hermosas

hemos esparcido sal en los alféizares
como unas chicas listas
que no creen en los espíritus
es para nuestros pies y nuestro sueño del asfalto

hemos escrito nuestros nombres en rojo en el espejo
este juego de bocas lo pensamos para ti
tú fingirás que no nos sabe la lengua a amoniaco
y nosotras no tendremos que fingir nada más

hemos estado preparándonos toda la noche
como unas buenas chicas
lisas y brillantes, listas para el baile
ya se oyen los ladridos de los perros y el chasquido de sus mandíbulas

ahora,
haznos verdad